Frankenstein en 200 años de cine

La novela de Mary Shelley, Frankenstein, ha inspirado muchos de los elementos culturales que conocemos hoy; desde personajes como Largo de los Locos Adams, hasta nuevas reversiones como el monstruo de Frankenstein de la serie Penny Dreadful o la cinematográfica del clásico en una película que se tomó muchas libertades de nombre Yo, Frankenstein.

Pero el monstruo de Frankenstein y su historia, no sólo ha inspirado en estos tiempos, sino que casi desde su creación fue trasladado a lo visual, ya sea en teatro, cine o quinetoscopio para maravillar al público de la misma forma que lo hizo(hace) la novela, dejando como resultado una historia rica en aportes en cada una de las adaptaciones.

 

La primera de estas adaptaciones fue al teatro en una función de nombre Presumption! Fate of Frankenstein (¡Presunción! El destino de Frankenstein), adaptada por Richard Brinsley tan sólo cinco años después de la publicación del libro, incluso la misma Mary Shelley acudió a la gala de una función que en sus palabras, se tomó muchas libertades entre las que destaca hacer del monstruo una criatura muda (en la original el monstruo habla con fluidez) y el legendario “¡está vivo!” de Víctor Frankenstein. Estas libertades se repitieron tan seguido en posteriores adaptaciones que terminaron por aceptarse como auténticos elementos de la historia original.

Presumption-The-Fate-of-Frankenstein

 

Pasaron casi 100 años para que el cine (o en este caso el quinetoscopio), hiciera uso de la obra para aterrorizar a los presentes y en 1910 surgió un film director Searle Dawley para los estudios Edison, quienes creían que el éxito del cine radicaba en historia con “buen tono moral”, por lo que esto último se trasladó en una promoción del corto que aseguraba que “se eliminaron todas las situaciones repulsivas” de la historia original. Este filme se tomó la libertad de presentar la creación del monstruo, un proceso poco descrito por Shelley y en el que cada director ha plasmado su propia visión creativa. Pues aunque en el libro se describe a Víctor como un conocedor de las matemáticas y ciencias y entusiasta de la electricidad, no describe a detalle los métodos precisos para darle vida al monstruo.

 

Frankenstein-Edison

 

Después de este filme, llegó el hito que todos conocemos y quien le diera su forma tan clásica al monstruo. La película de 1931 dirigida por James Whale, quien aportó la criatura enorme de cabeza cuadrada, con dos tornillos enormes en el cuello y casi muda. Este monstruo fue interpretado por Boris Karloff quien con una actuación soberbia logró mostrar en cámara a una criatura aterradora pero sumamente entrañable.

 

Boris-Karloff-Frankenstein

 

Fue tanto el éxito de la película que después surgío la serie de películas que muchos entusiastas del terror conocemos, como La Novia de Frankenstein en 1935 y continúo explotando al personaje hasta la comedia, literal, pues poco después del estreno de El Hijo de Frankenstein en 1939, vio la luz Abbot y Costello conocen a Frankenstein. Subsecuente a esto surgió Joven Frankenstein (1974) también de comedia. Sin embargo la esencia de terror no se perdió del todo en 1957, con la participación de Christopher Lee como la criatura, se estrenó La Maldición de Frankenstein, una película tan cruda en sus escenas que se ganó la Clasificación X por los censores británicos.

 

The-Curse-of-Frankenstein

 

A partir de ahí vinieron una serie de películas que pasaron con más pena que gloria en el cine y las pantallas de televisión, desde el intento de fiel adaptación en Mary Shelley’s Frankenstein que terminó en una versión recibida muy mal por el público y la crítica, hasta los especiales de caricatura de Hanna-Barbera. Lo más reciente de estas películas llegó a partir del 2004, con Van Helsing, donde se revisitó al monstruo en una película especie de homenaje al horror. Luego llegaron los filmes y series que mencionamos al inicio de este artículo.

Ahora, han pasado un par de años desde la última reversión del monstruo y tal parece que el cine ha buscado más allá, no sólo el monstruo sino a su autor, pues en este año se espera la película de Mary Shelley y su vida, que retratará las dificultades de la joven constreñida por el machismo del gremio y de la sociedad. Estaremos pendientes para ver qué tan fiel es a la vida de la autora y si la imagen de la realidad, desbanca a la ficción.

 

 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?